Internet sales then (1994) and now (2024)

Lea la versión en español

by Susan Schaefer Davis and Rikki Quintana

Because internet sales are of continual interest, we decided that this month we would bring you a story from the Spring 2023 WARP newsletter about just that. Susan Schaefer Davis has been doing internet sales of rugs from Morocco for just about as long as internet sales have existed, retiring just six years ago. Rikki Quintana is a relative newcomer to the field, starting her sales for “the ‘Stans” a mere ten years ago – long enough to have encountered and jumped some of the early hurdles. These two stories, along with what you could know about even more recent developments, might give you some ideas for helping artisans you know to reach greater markets. Thanks to Susan and Rikki for sharing your experiences.

Then… (2004)

Susan Schaefer Davis, author of Women Artisans of Morocco – Their Stories, Their Lives.

I have been interested in helping women artisans market their products since working with them in rural Morocco when I was in the Peace Corps. In 1966, my first attempt was selling bulky knit sweaters of rough rug wool to family and friends – it didn’t go well. 

But that first attempt alerted me to women’s needs to reach a broader market, and the Internet seemed the perfect medium. The internet went public in 1993, and by 1994 I was selling Moroccan rugs online. My site came up right away when you searched ‘Moroccan rugs.’ 

I began by buying rugs at markets and bringing them back to the US to sell online. I was lucky enough to have a husband who built my website, www.marrakeshexpress. org, and I created the files to post with a photo, description, and price for each rug.

I didn’t want to work directly with women until I was sure people would buy online…and they did. So in 2001 I began working with the excellent weavers in the southern Moroccan village of N’kob.

The web had the advantage of reaching a worldwide market, and allowing the women the main profit, not the middlemen and merchants who usually brought their rugs to market and sold them. I could have been a middleman and profited, but decided to work pro bono to give the experiment the best chance of success. You can see a 90 second video description here

I posted a photo of a woman and a brief bio, along with a photo of her rug with a description and price.

Jamila is a master weaver in N’kob. She began to learn weaving from her mother when she was ten, and by fifteen knew it quite well. She is in her twenties, still single, and lives with her parents. She weaves both flatweave akhnifs and the knotted rugs called ibooli here in Berber, and makes up designs herself. Her earnings are used for household expenses and to buy clothing. Women often weave together, both to speed the work and to visit. Here Sefiya and Ahroush are helping her work on an akhnif with multi-colored squares. She has several pieces for sale in these pages. (You can read more about Jamila in my book; she’s quite an artist.)

 Piece 1.10905 was made by Jamila and is called a Glawa. It combines knots, flatweave and a technique called twining that you see in the zig-zag bands above and below the hand here. As far as I know, rugs using these three styles of weaving are unique to southern Morocco. Click on the photo to see the rug overall, and here to see an enlarged close-up. Blue predominates in the center of the rug and a rich red at the ends. It measures 5’6″ x 8’8″ and the price is $720. Note: these are old prices.


Getting to the point of posting online involved me getting to the rural site, having women bring their rugs, photographing, measuring and weighing them, later calculating the price to include postage and handling fees…and then getting all that online back in the States. To reach clients, I made a mailing list of everyone who contacted me, and sent out an email each time I had new stock. I would reply to all email inquiries about buying rugs.

I recorded all the village rug info in a notebook…I think now there are more modern ways to do this! (For anyone interested, I have an article with a step-by-step explanation that I can send via email).] I also needed a local contact whom I could call to see if a rug was sold, give the mailing address, and send payment. That can be a problem with online sales: you need to be sure the contact is honest. I had some problems in that area, and it’s very difficult to check from a distance. 

Later I added the two villages I sell from to my cultural tourism trips.  We visit the village, have a delicious local lunch with a weaver, and have an opportunity to buy directly from the weavers in person. 

I wanted someone to replace me, to make the project sustainable, e.g., operating by itself from Morocco. Unfortunately, in spite of many attempts, I could not find anyone. I wanted a woman who spoke English and had Internet skills. My assistant in Ben Smim Habiba Lrhachi came close, but needed more income than an occasional commission. (She describes her experience in my book Women Artisans of Morocco.) By 2016 I found an alternative that was sustainable, and so I referred the villagers to a site that did what I had hoped for. Moroccan artisan leaders work with over 100 artisan groups, teaching them how to sell their products online at the price the artisans want – https://www.theanou.com/  — I still sell a few rugs from N’kob, remade based on those on my site.

I loved the experience, especially working with the women and seeing all their beautiful rugs. But I’m glad there are now easier, more efficient ways to do online sales for artisans. Though I realize there are also new challenges, described below.

Retired now from her third career, Susan can be reached at .

And almost Now… (2014)

Rikki Quintana 

I launched the first HoonArts website in December 2014. Amazon and Etsy had taken over the e-commerce space and set new buyer expectations of customer support, technology tools, and delivery speed that are challenging for small brands with limited resources. 

Like Susan, what drove my interest and vision in the early days was the desire to give the artisan producers in the ‘Stans of Central Asia a wider market for their beautiful products. HoonArts was not eligible for Etsy because I was not the maker or designer of my original products. I therefore launched my website on Shopify, the platform of choice for most smaller e-commerce brands due to the enormous range of technical support tools it provides. The pandemic sent the entire world online, only accelerating the trends and increasing the challenges facing smaller e-commerce brands like HoonArts. 

My initial artisan contacts were all digital and we began our communications via Facebook messaging and email. Fortunately, I was able to connect early on with English-speaking artisan managers who had some experience working with Western buyers, having exhibited at the Santa Fe International Folk Art Market and/or participated in US Embassy, European Union, and UNESCO sponsored programs in Tajikistan, Uzbekistan, and Kyrgyzstan. 

By the time I started, the technology for e-commerce was readily available at reasonable prices. What had shifted was the massive online competition. 

The single biggest challenge for small artisan-made brands today is gaining audience attention in the modern digital world. Competition is fierce and everyone receives more digital messages than we can possibly “consume” through social media and email. We must also capture attention in seconds. 

Smaller brands often cannot take advantage of the economies of scale of larger brands, and do not have the budget for the level of advertising necessary to gain traction in today’s online world driven by algorithms that limit who sees your unpaid content. Therefore, smaller brands like HoonArts have to become tech savvy, focus on high quality photography and video, and build a community of actively engaged fans to succeed in the online retail world. Building that email list of interested people is still a critical piece of the puzzle. Reaching interested customers in the digital world continues to be a tall order in 2023!

For more information about my e-commerce challenges, check out the WARP Fireside Chat I presented on February 9, 2023, which WARP members can access at this Members Only link:

Ikat Process
Aligning the Dyed Threads in the Ikat Process-Uzbekistan

Now… (2024)

Rikki Quintana 

Spring 2024 Update

The e-commerce world for small vendors like HoonArts has grown increasingly difficult over the last year. Production costs have increased for my artisan partners and international shipping costs have gone through the roof, while the largest companies and fast fashion producers continue their race to the bottom in terms of price.  I also got hit for the very first time with a big, unexpected bill for duties and taxes on a shipment to a buyer in Canada–one silk scarf with a retail price of $130 ended up costing me almost $100 to ship. As a result, I’ve now changed my shipping policy to indicate that international shipments require individual pre-approval so I can educate buyers about the reality of duties, taxes and customs brokers.

These trends have led me to conclude that counting on bringing in new customers “organically” with the online equivalent of “cold calling”—i.e. website and social media without paid, targeted advertising––is simply unrealistic in today’s e-commerce world controlled by the giant e-commerce platforms, search engines and algorithms. The key to building a significant national digital audience without a pre-existing and actively engaged online audience is significant spending on paid advertising and/or online influencers, combined with spending lots of time and/or money on tinkering with “SEO.” 

Since I don’t have the financial resources or the time to work on building that “cold call” audience, I’ve decided instead to lean heavily into networking, the local market and personal referrals. That approach also aligns more closely with my own personal and business values, which have always centered around building connections and lasting relationships. 

Of course, the “new focus” doesn’t let me off the hook for a lot of the e-commerce foundational activities that have to continue for any online business to survive, like photographing new products, uploading new product pages to my website, and writing regular blogs and newsletters for those on my email list. Those same activities are also becoming critical to the survival of many brick and mortar businesses. For better or worse, technology has become an integral part of business in today’s world.

To see the gorgeous work Rikki brings to this side of the world, go to hoonarts.com. Rikki can be reached at

Blue and Cocoa Ikat Kimono-Mannequin-HoonArts
Grey & White Shoyi (100% Silk) Ikat Scarf (Uzbekistan)

(Versión en español )


Ventas por Internet antes (1994) y ahora (2024)

Por Susan Schaefer Davis y Rikki Quintana

Debido a que las ventas por Internet son de constante interés, decidimos que este mes les traeríamos una historia del boletín (newsletter) de WARP de la primavera del 2023 sobre precisamente esto. Susan Schaefer Davis ha estado vendiendo alfombras de Marruecos por Internet casi desde que existen las ventas por Internet, y se jubiló hace apenas seis años. 

Por otro lado, Rikki Quintana es relativamente nueva en este campo, ya que comenzó sus ventas para “los ‘Stans” hace apenas diez años, tiempo suficiente para haber encontrado y superado algunos de los primeros obstáculos. Estas dos historias, junto con lo que usted pueda saber sobre proyectos aún más recientes, podrían brindarle algunas ideas para ayudar a los artesanos que conoce a llegar a mercados más amplios. Gracias a Susan y Rikki por compartir sus experiencias.

Antes.. (1994)

Susan Schaefer Davis es Autora de: Mujeres artesanas de Marruecos: sus historias, sus vidas.

Yo he estado interesada en ayudar a las artesanas a comercializar sus productos desde que trabajé con ellas en la zona rural de Marruecos cuando estaba en el Cuerpo de Paz. En 1966, mi primer intento fue vender suéteres voluminosos de lana áspera a familiares y amigos; lo cual no salió bien.

Pero ese primer intento me alertó sobre las necesidades de las mujeres de llegar a un mercado más amplio, e internet parecía el medio perfecto. Internet se hizo público en 1993 y en 1994 ya vendía alfombras marroquíes en línea. Mi sitio apareció inmediatamente cuando buscabas “alfombras marroquíes”.

Comencé comprando alfombras en los mercados y las traje a Estados Unidos para venderlas en línea. Tuve la suerte de tener un marido que creó mi sitio web, www.marrakeshexpress. org, y creé los archivos para publicar fotos, descripción y precio de cada alfombra. No quería trabajar directamente con mujeres hasta estar segura de que la gente compraría en línea… y lo hicieron. Así que en 2001 comencé a trabajar con excelentes tejedores en el pueblo de N’kob, en el sur de Marruecos.

La red tenía la ventaja de llegar a un mercado mundial y permitir que las mujeres obtuvieran el principal beneficio, sin los intermediarios y comerciantes que normalmente llevaban sus alfombras al mercado y las vendían.

Podría haber sido intermediaria y obtenido ganancias, pero decidí trabajar pro bono para darle al experimento la mayor probabilidad de éxito. Puedes ver una descripción del vídeo de 90 segundos aquí.

Publiqué una foto de una mujer y una breve biografía, junto con una foto de su alfombra con descripción y precio.

Jamila es una maestra tejedora en N’kob. Ella aprendió a tejer con su madre cuando tenía diez años y a los quince ya lo sabía hacer  bastante bien. Tiene veintitantos años, sigue soltera y vive con sus padres. Teje akhnifs de tejido plano y alfombras anudadas llamadas ibooli aquí en bereber, y ella misma crea los diseños. Sus ganancias se utilizan para gastos del hogar y para comprar ropa. Las mujeres suelen tejer juntas, tanto para acelerar el trabajo como para visitar. Aquí Sefiya y Ahroush la ayudan a trabajar en un akhnif con cuadrados multicolores. Tiene varias piezas a la venta en estas páginas. (Puedes leer más sobre Jamila en mi libro; es toda una artista).

La pieza 1.10905 fue realizada por Jamila y se llama Glawa. Combina nudos, tejido plano y una técnica llamada entrelazado que se ve aquí en las bandas en zig-zag arriba y debajo de la mano. Hasta donde yo sé, las alfombras que utilizan estos tres estilos de tejido son exclusivas del sur de Marruecos. Haga clic en la foto para ver la alfombra en general y aquí para ver un primer plano ampliado. El azul predomina en el centro de la alfombra y un rojo intenso en los extremos. Mide 5’6″ x 8’8″ y el precio es $720. Nota: estos son precios antiguos.

Esto implicó llegar al sitio, hacer que las mujeres trajeran sus alfombras, fotografiarlas, medirlas y pesarlas, luego calcular el precio para incluir los gastos de envío y manipulación… y luego volver a poner todo eso en línea en los Estados Unidos.

Para llegar a los clientes, hice una lista de correo de todos los que se comunicaron conmigo y envié un correo electrónico cada vez que tenía stock nuevo.

Anoté toda la información en una libreta… ¡Creo que ahora hay formas más modernas de hacer esto! (Para cualquiera interesado, tengo un artículo con una explicación paso a paso que puedo enviar por correo electrónico).] También necesitaba un contacto local al que pudiera llamar para ver si se vendió una alfombra, dar la dirección postal y enviar pago. Eso puede ser un problema con las ventas en línea: debe asegurarse de que el contacto sea honesto. Tuve algunos problemas en esa zona y es muy difícil comprobarlo desde la distancia.

Posteriormente agregué los dos pueblos donde vendo, a mis viajes de turismo cultural. Así podemos visitar el pueblo, tomarnos un delicioso almuerzo local con un tejedor y también tenemos la oportunidad de comprar directamente a los tejedores en persona.

Quería que alguien me reemplazara, que hiciera sostenible el proyecto, por ejemplo, operando solo desde Marruecos. Desafortunadamente, a pesar de muchos intentos, no pude encontrar a nadie. Quería una mujer que hablara inglés y tuviera conocimientos de Internet. Mi asistente en Ben SmimHabiba Lrhachi estuvo cerca, pero necesitaba más ingresos que una comisión ocasional. (Ella describe su experiencia en mi libro Mujeres Artesanas de Marruecos). En 2016 encontré una alternativa que era sostenible, así que remití a los aldeanos a un sitio que hacía lo que esperaba. Líderes artesanos marroquíes que trabajan con más de 100 grupos de artesanos para enseñarles a vender sus productos en linea al precio que los artesanos quieren – https://www.theanou.com/

Me encantó la experiencia, especialmente trabajar con las mujeres y ver todas sus hermosas alfombras. Pero me alegro de que ahora existan formas más fáciles y eficientes de realizar ventas en línea para los artesanos. Aunque me doy cuenta de que también hay nuevos desafíos que se describen a continuación.

Susan, ahora jubilada de su tercera carrera, puede ser contactada en .

Casi ahora… (2014)

Rikki Quintana

Lancé el primer sitio web de HoonArts en diciembre del 2014. Amazon y Etsy se habían apoderado del espacio del comercio electrónico y establecieron nuevas expectativas de los compradores en cuanto a atención al cliente, herramientas tecnológicas y velocidad de entrega que son un desafío para las marcas pequeñas con recursos limitados.

Al igual que Susan, lo que impulsó mi interés y mi visión en los primeros días fue el deseo de brindarles a los productores artesanales de los ‘Stans de Asia Central un mercado más amplio para sus hermosos productos. HoonArts no era elegible para Etsy porque yo no era la creadora ni la diseñadora de estos productos originales. Por lo tanto, lancé mi sitio web en Shopify, la plataforma elegida por la mayoría de las marcas de comercio electrónico más pequeñas debido a la enorme gama de herramientas de soporte técnico que ofrece. La pandemia envió al mundo entero a Internet, lo que no hizo más que acelerar las tendencias y aumentar los desafíos que enfrentan las marcas de comercio electrónico más pequeñas como HoonArts.

Mis contactos artesanales iniciales fueron todos digitales y comenzamos nuestras comunicaciones a través de mensajes de Facebook y correo electrónico. Afortunadamente, pude conectarme desde el principio con gerentes artesanos de habla inglesa que tenían cierta experiencia trabajando con compradores occidentales, que habían expuesto en el Mercado Internacional de Arte Popular de Santa Fe y/o participado en programas patrocinados por la Embajada de los Estados Unidos, la Unión Europea y la UNESCO en Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán.

Cuando comencé, la tecnología para el comercio electrónico estaba disponible a precios razonables. Lo que había cambiado era la enorme competencia online.

El mayor desafío para las pequeñas marcas artesanales en la actualidad es ganar la atención de la audiencia en el mundo digital moderno. La competencia es feroz y todo el mundo recibe más mensajes digitales de los que podemos “consumir” a través de las redes sociales y correo electrónico. También debemos captar la atención en segundos.

Las marcas más pequeñas a menudo no pueden aprovechar las economías de escala de las marcas más grandes y no tienen el presupuesto para el nivel de publicidad necesario para ganar terreno en el mundo en línea actual impulsado por algoritmos que limitan quién ve su contenido no pago. Por lo tanto, las marcas más pequeñas como HoonArts deben volverse conocedoras de la tecnología, centrarse en fotografías y videos de alta calidad y construir una comunidad de fanáticos activamente comprometidos para tener éxito en el mundo minorista en línea. Crear esa lista de correo electrónico de personas interesadas sigue siendo una pieza fundamental del rompecabezas. ¡Llegar a clientes interesados ​​en el mundo digital seguirá siendo una tarea difícil!

Para obtener más información sobre mis desafíos de comercio electrónico, consulte el WARP Fireside Chat que presenté el 9 de febrero de 2023, al que los miembros de WARP pueden acceder en este enlace solo para miembros:

Artesanias Armughon – Tintes naturales en Tajikistan

Proceso Ikat
Alineando los hilos teñidos para el proceso irate -Uzbekistan

Ahora (2024)

Actualización de primavera de 2024: 

El mundo del comercio electrónico para pequeños proveedores como HoonArts se ha vuelto cada vez más difícil durante el último año. Los costos de producción han aumentado para mis socios artesanos y los costos de envío internacional se han disparado, mientras que las empresas más grandes y los productores de moda rápida continúan su carrera en términos de precios. También me tocó por primera vez una factura grande e inesperada por aranceles e impuestos en un envío a un comprador en Canadá: el envío de un pañuelo de seda con un precio minorista de 130 dólares terminó costándome casi 100 dólares. Como resultado, ahora cambié mi política de envío para indicar que los envíos internacionales requieren una aprobación previa individual para poder educar a los compradores sobre la realidad de los aranceles, impuestos y agentes de aduanas.

Estas tendencias me han llevado a concluir que contar con atraer nuevos clientes “orgánicamente” con el equivalente en línea de las “llamadas en frío”, es decir. sitios web y redes sociales sin publicidad paga y dirigida––es simplemente poco realista en el mundo del comercio electrónico actual, controlado por las gigantescas plataformas de comercio electrónico, motores de búsqueda y algoritmos. La clave para construir una audiencia digital nacional significativa sin una audiencia en línea preexistente y activamente comprometida es un gasto significativo en publicidad paga y/o personas influyentes en línea, combinado con gastar mucho tiempo y/o dinero en retocar el “SEO”.

Como no tengo los recursos financieros ni el tiempo para trabajar en la creación de esa audiencia de “llamadas en frío”, he decidido, en cambio, apoyarme en gran medida en el networking, el mercado local y las referencias personales. Ese enfoque también se alinea más estrechamente con mis valores personales y comerciales, que siempre se han centrado en construir conexiones y relaciones duraderas.

Por supuesto, el “nuevo enfoque” no me libera de muchas de las actividades fundamentales del comercio electrónico que deben continuar para que cualquier negocio en línea sobreviva, como fotografiar nuevos productos, cargar páginas de nuevos productos en mi sitio web, y escribir blogs y boletines informativos periódicamente para quienes están en mi lista de correo electrónico. Esas mismas actividades también se están volviendo críticas para la supervivencia de muchas empresas físicas. Para bien o para mal, la tecnología se ha convertido en una parte integral de los negocios en el mundo actual.

Para ver el magnífico trabajo que Rikki trae a este lado del mundo, visita hoonarts.com. Puede comunicarse con Rikki en .

Kimono ikat azul y café HoonArts
Shoyi gris y blanco (100% Seda) bufanda Ikat (Uzbekistan)
Please share this page on: